Antía Galiana, Clarividente y Medium desde niña

Oficialmente, soy Clarividente y Medium desde niña, concretamente desde los 7 años de edad. Y digo «Oficialmente» porque no puedo afirmar con rotundidad que soy Clarividente de nacimiento, ¡Pues no lo sé!

O quizá, sí que soy Clarividente de nacimiento. Quizá nací con la capacidad de la Clarividencia y lo que me sucedió no fue algo por azar, sino que formaba parte de mi destino. 

Me gustaría que otras personas que hayan tenido la misma experiencia que yo contactasen conmigo, para así poder intercambiar opiniones.

Pueden contactar conmigo a través del Formulario de Contacto o bien a través de las Redes Sociales.

En esta página voy a narrarte mi historia y sé que puede resultar aburrida, de modo que desde la tabla de contenidos puedes ir directamente al punto que más te atraiga.

Clarividente Medium desde niña Antía Galiana

Todo «comenzó» de niña, concretamente a los 7 años de edad. No puedo afirmar que soy Clarividente o Vidente de nacimiento porque, como he comentado, quizá te parezca absurdo pero aún hoy en día no lo sé.

Por tanto, no puedo afirmarlo rotundamente porque mentiría.

Y me considero una persona y Vidente Honesta que no pretende venderse como lo que no es.

Además, mi labor no consiste en venderme ni en embaucar, sino en responder a las dudas de los Consultantes.

Clarividente Medium Desde Niña

Como ya he mencionado, que yo recuerde, todo «comenzó «oficialmente» de niña, concretamente  a los 7 años de edad después de sufrir un accidente en el colegio Son Canals (un antiguo cenobio transformado en escuela infantil que ya no es escuela infantil), al caer al piso desde una pila o piqueta, situada más o menos a 2 metros del piso.

Siempre he sido muy inquieta y me dedicaba a divertirme con otras niñas jugando al «divertido» y arriesgado juego de «A ver cuántas niñas podíamos aguantar sobre aquella pila»… Hasta que un día el juego dejó de ser divertido.

Al caer al piso, sufrí un fuerte golpe en la cabeza y una conmoción cerebral y pocas horas después me llevaron al también antiguo Hospital Son Dureta de Palma de Mallorca, que ya no es hospital.

Allí estuve varios días en coma. Y respecto a qué se siente en estado de coma, no recuerdo nada. Sin embargo, sí recuerdo lo que te voy a narrar.

Mi experiencia ECM (O NDE)

Puedo decirte que recuerdo haber visto un pasillo (O corredor) muy largo que parecía interminable y al final del mismo vi unas puertas dobles de cristal que que emitían una luz intensa, pero no cegadora.

Cuando por fin llegué hasta aquella luz tan atrayente y quise atravesar las puertas, una mujer rubia con ojos azules vestida de blanco y que parecía flotar, me dijo: «No puedes pasar, porque todavía no ha llegado tu momento».

Mi respuesta de niña  de 7 años fue: «¿Con lo que me ha costado llegar hasta aquí, ahora me dices que me vaya?».

Justamente en aquel momento desperté y mis padres me cuentan que vieron cómo mi cuerpo se sacudía.

¡Y ante mis preocupados padres, contentos al ver que despertaba, y al mismo tiempo desconcertados, mi primera frase de niña de 7 años fue: «Tengo hambre»!

¿Casualidad o Causalidad?

No sé si aquello fue un sueño o una Experiencia Cercana a la Muerte (Conocida como ECM o Near-death experience, NDE).

En estas cuestiones, o crees o no crees.

Tampoco sé si aquello fue una simple casualidad o, por el contrario, fue Causalidad.

Igualmente, como ya he mencionado, tampoco sé si nací con la Capacidad de la Clarividencia (Pues mis padres siempre han sido muy tradicionales y no me han contado ninguna anécdota).

Si las hubo, ya sabes lo que suelen decir muchos padres: «Eso son cosas de niños».

Con lo cual, no sé si al despertar de aquel estado, también despertó lo que SIEMPRE denomino «Capacidad» y no «Don».

Como ves, hay ciertas incógnitas que no puedo asegurar. Lo que sí sé y recuerdo bien, es que aquella experiencia marcó mi vida.

Comencé a tener visiones, veía «Presencias», recibía «Mensajes de aquellas Presencias» y  tenía sensaciones de acontecimientos futuros.

Pero no me atrevía a decirlo, porque a diferencia de otras personas no provengo de una familia de Videntes o Clarividentes.

Ni yo entendía lo que me sucedía ni en mi familia tampoco me habrían entendido, ya que , como he mencionado, me crié en un entorno muy tradicional. ¡Demasiado tradicional!

Tampoco me asustaba, en primer lugar porque afortunadamente nunca tuve experiencias atemorizantes.

Y, principalmente porque los niños poseen una sensibilidad y una naturalidad que solemos perder de adultos.


Clarividente Medium Desde Niña y Tarotista Profesional

Nunca sentí miedo, ni siquiera de niña. Asumí la Clarividencia como parte de mí y como algo natural.

Y aunque continuaba teniendo esta capacidad, durante la adolescencia y la veintena hice una vida «normal», estudiando y trabajando.

Cuando comentaba a mis amigas mi «Peculiaridad», me solían decir que me olvidase de ello, que eran ensoñaciones y que me centrara en una vida normal.

Fue poco antes de cumplir los 30  años cuando acudí con una amiga a una consulta presencial con Loli Rivera, una de las mejores Clarividentes y Mediums de España y autora de varios libros.

Fui a consultarla por un motivo concreto y era que en ningún trabajo tenía éxito. Por ello, quería conocer el motivo de mis fracasos y obviamente mi futuro laboral.

Recuerdo que me miró fijamente y su respuesta fue: «No te asustes por lo que te voy a decir. ¿Tú sabes que eres una Clarividente y Médium muy buena? En el futuro te dedicarás a ello y serás muy buena en tu trabajo».

Lógicamente lo que me dijo me impactó. Porque nunca se me había ocurrido que podría dedicarme a ver el futuro para otras personas.

Lo que me interesaba en aquel momento era tener suerte en el trabajo. En un trabajo «normal». 

Posteriormente acudí a otra gran Clarividente y Medium cuya consulta estaba a las afueras de mi ciudad.

No recuerdo el nombre de esta Clarividente, pero sí que recuerdo que me dijo: «Tú eres Clarividente y Medium. Y los de arriba dicen que debes dedicarte a ello, por eso no tienes suerte en el trabajo.»

Aquello de «Los de arriba» también me dejó impactada, pues se refería a sus Guías Espirituales ya mis Guías Espirituales.

¡Y además, ya eran dos, las veces en las que dos Clarividentes y Mediums me habían sorprendido con el mismo mensaje!

Ahora, 23 años después, entiendo que cuando fracasamos en algo aunque lo intentemos mil veces, es porque quizá, ese no es nuestro camino. O igualmente, el motivo puede ser porque no es nuestro momento.


Clarividente Medium desde niña ¡Y Tarotista Profesional!

Ahora, paradójicamente, soy yo quien ayuda a muchos Consultantes a desvelar su camino, como Consejera y Coach Espiritual. Siempre con la ayuda y los mensajes que me transmiten «Los de arriba». 



Tarotista Profesional

Hasta el momento tenía visiones de hechos que iban a suceder. Pero aún no leía el futuro a través de ningún medio.

Permíteme que me explique:

Hay que tener en cuenta que el Tarot, al igual que otros métodos de adivinación, son medios que proyectan y concretan aquello que los videntes reales pueden ver y sentir. 


12 métodos de adivinación curiosos ⋆ ANTÍA TAROT

Te retamos con estos 12 métodos de adivinación curiosos que se practicaban hace cientos de años y aún hoy. ¿Los conoces o los has escuchado?

Source: www.antiatarot.com/x-metodos-de-adivinacion-curiosos/


Clarividente sin cartas

Probé con el Tarot de Marsella y no veía nada, no sentía nada.

Hasta que un día una amiga me regaló una baraja usada del Tarot Egipcio cuyas láminas eran en blanco y negro.

Al comenzar a utilizar el Tarot Egipcio sentí que las cartas me mostraban el futuro como si lo viese en un espejo. Sin necesidad de recurrir a ningún libro o manual. Fue como si esos arcanos hablaran por si mismos.

Y también fue entonces cuando, al comprobar que el Tarot podía proyectar todo lo que veía, sentía e intuía, decidí ser Tarotista Profesional, formándome, aprendiendo cada día.

Actualmente puedo leer cualquier baraja. ¡De hecho, soy una coleccionista de barajas de Tarot y utilizo una diferente para cada persona, dependiendo de las consultas! 

Es más; Ahora, en numerosas ocasiones, ni siquiera necesito barajar las cartas, lo que me convierte en una Clarividente Vidente sin cartas.

¡Y eso es precisamente lo que se espera de una Clarividente!

Pero respecto a esto, deseo aclarar bien algunos detalles. Porque no todo es como en las películas y el hecho de ser Clarividente puede dar lugar a malentendidos.

Por otra parte, tengo que aclarar que el Tarot, sea cual sea la baraja, no es el único medio que utilizo.

Ya conoces mi historia. A partir de ahí, comencé con consultas presenciales en 1997. Y posteriormente, comencé a trabajar en un Tarot Telefónico en 2001. Allí estuve tres años.

Después he trabajado durante años en varios gabinetes de Tarot de prestigio.

Y por fin, nació Antía Tarot.

Estaré encantada de atenderte,

Botón volver arriba
Call Now Button¡LLAMA AHORA!